plano Almería Fernando Guillamas

Una réplica del plano de Fernando Guillamas de la Almería de 1842 se suma al Archivo Municipal

El Área de Cultura ha recibido hoy la donación de este documento histórico que fue recuperado por Amigos de la Alcazaba tras ser encontrado en un anticuario de Madrid

Bien está lo que bien acaba. El plano militar de la ciudad de Almería de 1842 realizado por Fernando Guillamas ha finalizado hoy su periplo completo con la puesta a disposición de su réplica al Archivo Municipal Adela Alcocer y, por tanto, para todos los almerienses que deseen consultarlo. El acto de entrega ha tenido lugar esta mañana con la presencia del concejal responsable del Área de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Almería, Diego Cruz, y de la presidenta de Amigos de la Alcazaba, María Teresa Pérez, acompañada por otros miembros de la junta directiva y de la asociación.

Culmina así una rocambolesca historia iniciada hace dos años, cuando Valeriano Sánchez lo encontró en un anticuario de Madrid. El historiador lo puso en conocimiento de Amigos de la Alcazaba que, tras una ardua negociación, acabó adquiriéndolo por 1.850 euros. Era un plano del que no se tenía conocimiento, pero muy similar al que aparece en una fotografía del libro del Padre Tapia, un plano que estaba situado en el Archivo Histórico Militar de Madrid. Fue en esta consulta cuando desde las autoridades militares explican que el plano de Fernando Guillamas aparece como “no localizable” y se van confirmando las sospechas. Tras la denuncia de la asociación y las investigaciones pertinentes, se determina que el plano es el original y, como tal, fue devuelto en un solemne acto en la sede del Instituto de Historia y Cultura Militar de Madrid el 25 de septiembre de 2019, con presencia de autoridades gubernamentales, civiles y militares.

Antes de hacer público el caso, Amigos de la Alcazaba realizó una réplica física y digital del plano, con la colaboración del fotógrafo Carlos de Paz, recepcionado hoy por el Archivo Municipal. Diego Cruz ha reconocido la labor de la asociación “en nombre del Ayuntamiento, agradezco el compromiso altruista e independiente que mantiene Amigos de la Alcazaba en cada una de sus actividades, persiguiendo siempre el disfrute, la divulgación y la conservación de nuestro patrimonio cultural”.

En este sentido, Cruz ha recordado que “el Archivo conserva, custodia y difunde los documentos recibidos y producidos por el Ayuntamiento a lo largo de su vida administrativa hasta nuestros días. Las fechas extremas de la documentación van desde el año 1477 hasta nuestros días”. Entre tan cuantiosa documentación, hay grandes archivos que tienen un peso histórico fundamental para entender la historia de la ciudad, así como su desarrollo, y son consultados con frecuencia por investigadores o interesados en la materia.

Precisamente, esta fue una de las numerosas líneas de colaboración que el Área ha desempeñado con Amigos de la Alcazaba en los últimos años. “Dado que este uso pudiera afectar a la adecuada conservación, la asociación y el Área de Cultura firmamos en su día un convenio para la digitalización de varios de los planos históricos de la ciudad, como el del año 1864, realizado por el ingeniero militar Joaquín Pérez de Rozas, y también los de Marqués de Canales (1709), Francisco Coello (1845), Juan de Mata (1847 y 1852), Pérez de Ramos (1858), Gabriel Rubio (1862), Gabriel Pradal (1897) o los geográfico-catastrales de 1867 y 1917. Unos planos que desde hoy tienen un nuevo compañero”, ha dicho el concejal de Cultura.

Por su parte, la presidenta María Teresa Pérez ha asegurado que “nos sentimos orgullosos del papel que ha desempeñado nuestra asociación en la recuperación de este plano histórico de la ciudad, como parte que somos de la cadena patrimonialista que debe garantizar la defensa de nuestro patrimonio, de la que forman parte las administraciones, las instituciones como este archivo, los investigadores, asociaciones como la nuestra y por supuesto la ciudadanía sin la cual esta defensa no es posible, si no consideran el patrimonio como algo propio, valioso y que merece la pena conservar y proteger”.

Sobre el plano, Pérez ha resaltado que “es un documento extraordinario que muestra nuestra ciudad nueve años después de ser nombrada capital de la recién constituida provincia de Almería y trece años antes del derribo de las murallas y su transformación urbana. Este plano además evaluaba la continuidad de las defensas militares de la ciudad, sus murallas, tal como consta en el informe que acompañaba Guillamas”.

La directora del Archivo Municipal, Aurora Carretero, ha señalado que “en la catalogación del plano se detallara la intrahistoria de su devenir” que, sin duda, tiene tintes detectivescos, ya que una vez confirmadas las sospechas, Amigos de la Alcazaba tuvo que trasladar la denuncia a la Unidad de Medio Ambiente del Cuerpo Nacional de Policía y a la Brigada de Patrimonio de Madrid. En ella Amigos de la Alcazaba denuncia tres posibles delitos contra el patrimonio: el robo del documento en fecha indeterminada del Archivo General Militar de Madrid; la intervención de falsificadores para camuflar y ocultar su verdadera procedencia, causando daños al documento histórico; y la venta ilegal del plano en el circuito legal de los anticuarios.

Tras la devolución del original a sus legítimos dueños y la entrega hoy de la réplica al Archivo Municipal, el plano de Fernando Guillamas ha culminado su más que singular aventura.