Almería sostenibilidad reunión regantes

Nueva reunión entre Ayuntamiento y regantes para acordar el suministro de agua desalada para el riego al inicio de la campaña agrícola

La concejala Margarita Cobos mantiene un nuevo encuentro con la CGUAL, a la que reitera la disposición municipal para dar agua de la desaladora, e insiste en que el Consistorio “está al lado de los agricultores”

El Ayuntamiento de Almería ha mantenido esta semana una nueva reunión con regantes de la Comunidad General de Usuarios de las Aguas Desaladas (CGUAL), a los que ha vuelto a comunicar la disponibilidad real de ofrecer el suministro de agua desalada que necesitan al inicio de la campaña agrícola. Así lo ha expuesto la concejala delegada del Área de Sostenibilidad Ambiental, Margarita Cobos, que mantiene la intención del Consistorio de dar agua de la desaladora a la comunidad de regantes, una acción que cuenta con el visto bueno de la Junta de Andalucía.

El Ayuntamiento iniciaba a finales de julio el trámite para abrir un bastidor más en la planta desaladora de Almería que pudiera garantizar el agua para el riego que habían solicitado los regantes de la CGUAL. Una vez comunicada la cesión del agua, Sostenibilidad Ambiental ha estado a la espera de una respuesta positiva por parte de los demandantes del agua. Y es que resulta perceptiva la firma de un convenio que regule las condiciones del suministro de agua desalada. Un convenio que, de momento, no habrían suscrito los regantes.

No hay problema alguno para que desde el Ayuntamiento de Almería se dé agua desalada a los agricultores para el riego de los cultivos, tal y como ha indicado la Junta de Andalucía que, como autoridad competente en la materia, trasladaba al Ayuntamiento de la capital la autorización temporal de disposición de agua para los regantes.

No obstante, recuerda la concejala, sí que resulta fundamental que la CGUAL conteste afirmativamente al trámite iniciado en julio para poder poner en marcha un bastidor más en la desaladora que garantice el suministro hídrico. En este sentido, el Ayuntamiento quiere ser “facilitador” de esa disposición del Gobierno andaluz de dar agua desalada como “la mejor de las opciones para abastecer a la ciudad”, tal y como recogen los informes de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible en relación con la desaladora de Almería.

La pelota, en el tejado de los regantes

Una vez facilitados todos los trámites, el Ayuntamiento está a la espera de que los regantes confirmen las condiciones para que se pueda firmar el convenio que regularía la cesión. De ahí que, ahora mismo, señala la concejala, “la pelota está en el tejado de los regantes”. En el momento en el que firmen el convenio, se abrirá un bastidor más de la desaladora y la CGUAL tendrá el agua desalada que necesita y ha pedido.

Al lado de los agricultores

No es la primera vez que el Ayuntamiento atiende esta necesidad de los regantes. En 2017 ya se hizo y con garantías. Las mismas que ahora ofrece la Junta de Andalucía que, en resolución, autoriza de manera temporal la cesión a la Comunidad General de Usuarios de las Aguas Depuradas de un volumen máximo de 1,25 hm³ en un periodo de 6 meses prorrogable hasta dos años”.

En este sentido, Margarita Cobos ha insistido en que el Ayuntamiento está “al lado de los agricultores y más en los momentos difíciles” y, frente a quienes quieren sembrar polémicas y confundir en vez de buscar soluciones, ha afirmado que el convenio actual “tiene las mismas condiciones que el de 2017 y entonces no hubo ningún problema” y recuerda que esas condiciones “no las determinamos los políticos, sino que resulta de un trabajo técnico y jurídico de los profesionales de la Casa Consistorial, no es algo que ponga el alcalde o esta concejala”.

Respecto a las declaraciones del portavoz de Cs, Miguel Cazorla, sobre unas supuestas imágenes de agua depurada arrojada al mar, Margarita Cobos le ha recordado también que “hay una concesión a una comunidad de regantes, que es CGUAL, que es a la que deberá preguntar”.

Audio: