Almería Gospel clasijazz

Los jardines del Museo Doña Pakyta se llenan con la belleza del góspel, el jazz y el teatro

Las tres primeras veladas traen al ‘Coro Góspel Clasijazz’ y ‘La Barroca Jazz’, en el que también participa el Colectivo La Confluencia

Si ya de por sí el Museo Doña Pakyta es una joya, tanto por la estética de la casa como por las obras allí expuestas, disfrutar de un concierto en su hermoso jardín en una noche de verano es idílico. Es la propuesta que comenzó el pasado viernes, gracias a la colaboración entre el Área de Promoción de la Ciudad del Ayuntamiento de Almería, junto con la Fundación de Arte Ibáñez Cosentino y el Museo de Arte de Almería.

‘Musica(s) en el Museo’ son cinco propuestas musicales y escénicas a cargo de distintas formaciones de Clasijazz y La Confluencia y que sumará también una micro-exposición de fotografías de conciertos de jazz de Antonio Jesús García en la primera planta de la pinacoteca. Con entrada libre con reserva que ya se han agotado.

El programa comenzó el pasado viernes con el Coro Góspel Clasijazz. Una delicia escuchar las voces procedentes de una de las formaciones de la Fundación Clasijazz. El sábado y, ayer, domingo, La Barroca Jazz, un estreno exclusivo en el Museo de esta producción de Clasijazz y La Confluencia. Una propuesta muy creativa. Continuará el próximo viernes con Cápsulas Músico Artísticas, performances con el bailarín Alessandro Pappini y varias formaciones de Clasijazz; y viernes 23, Clasijazz Collective, con las voces de Ana Bravo y Giovana Magro.

El concejal de Promoción de la Ciudad, Carlos Sánchez, ha destacado que “queremos que los espacios museísticos estén vivos y los jardines del Museo Doña Pakyta nos da la oportunidad de ofrecer conciertos que siempre cuentan con una excelente respuesta entre los almerienses”.

El director del Museo de Arte, creador de la idea y organizador del ciclo junto a Elena Pascual, también del Museo, ha explicado que “desde el Museo nos gusta que las actividades complementarias a las exposiciones nos permita avanzar con otras artes y este ciclo es una buena prueba de ello, apostando además por el ‘kilómetro 0’, con espectáculos de producción propia y con denominación de origen almeriense, para servir también de apoyo a estos difíciles meses que hemos estado atravesando”.