Almería concierto Antonio Orozco

Los almerienses se pasean por el talento musical y el amor que desprende Antonio Orozco en ‘Aviónica Tour’

Lleno en el Recinto de Conciertos de Almería, con todas las medidas de seguridad, en un emocionante viaje por las canciones de su último trabajo y sus grandes éxitos

Antonio Orozco aterrizó anoche en Almería con su ‘Aviónica Tour’ para ofrecer un concierto con una escenografía potente, como las de antes de la pandemia, con una iluminación brillante, acompañado por una banda guitarrera con cinco músicos, y unas ganas enormes de compartir sus nuevas canciones y emociones con los almerienses, que, sentados en sus sillas, sintieron por todo el cuerpo el amor que transmitía en cada estrofa el cantante nacido en Barcelona y con raíces andaluzas.

Ya lo avisó en los prolegómenos del concierto, “qué bonita está Almería esa noche”, continuó a mitad de la veintena de temas, “que nada os detenga y os impida soñar, porque este concierto habla de ti, no hay ninguna canción que no hable de ti”, y lo remató, tras casi dos horas, al concluir que “a Almería no necesito regresar, porque hace tiempo que de aquí nunca me he ido”, frases que reflejan la conexión que se vivió desde el primero hasta el último suspiro de su actuación.

‘Aviónica’, el nuevo álbum de Orozco, que ha tardado cinco años en gestarse, vuela en el momento adecuado, gracias al espíritu radiante y positivo de unas canciones que invitan a detenerse en las cosas que de verdad merecen la pena, la mayoría de las cuales interpretó anoche, sábado, en el Recinto de Conciertos de Almería. Son temas que recuerdan que la vida es un destino en sí misma y que conviene aferrarse a todo lo bueno que esta puede llegar a ofrecer. De ahí estrofas tan maravillosos como ‘Hoy’, “Hoy quemaremos lo poco que queda de voz / hoy escribiremos auténticos planes de amor / Resta tercos, suma intentos y abre el corazón / Manda el tiempo que ahora es nuestro”; ‘A vuelos’, en claro homenaje a los mayores a los que tanto castigó la pandemia del Covid, “que si hijo, si nieto y que ahora yo a vuelos por ti / Resulta que últimanente, hay miles de cosas que / sueñan a ti”; o ‘Seis segundos’, “no pierdas el tiempo, lo urgente es vivirlo / Vivir es hilo que amarra el destino / Destino tan bello, tan tuyo, tan vivo / Y ahora es momento de arreglarlo contigo”.

El concierto fue un viaje de emociones y de ritmos, comenzando con la energía de ‘Hoy’ para detenerse tres temas después en la balada ‘A vuelos’ y pasearse entre el público (literalmente en el pasillo central entre las sillas, esta vez con mascarilla) para cantar ‘El viaje’. Fue uno de los muchos momentos de comunión con su gente, con los entregados almerienses, que estaban presenciando un auténtico espectáculo, que continuó con, entre otras canciones, ‘Girán y van’, para enlazar dos baladas ‘Si quieres hablamos’ y ‘Seis segundos’. Y llegó el momeno más rockero con ‘Hoy será’, ‘Qué me queda’ y ‘Te esperaré’, para despedirse momentáneamente de sus entregados seguidores.

Cambio de registro para una parte más íntima y acústica, donde deleitó con ‘Devuélveme la vida’, ‘Hecho de pedacitos de ti’, ‘Mi héroe’, y al piano ‘Entre sobras y sobras me faltas’. Y, tras las peticiones del público, el éxtasis con ‘Una y otra vez’ y ‘Lo que tú quieras soy’.

Un concierto donde Antonio Ozorco demostró que tras dos décadas de trayectoria se encuentra en un momento de madurez musical, sin artificios y distracciones, donde lo importante es compartir su música y letras. Un gran concierto, con una gran banda y un artista que brilla por su sensibilidad artística. Grande Antonio. Bravo Orozco.