Cultura Almería música OCAL

La OCAL y el solista de marimba Conrado Moya estrenan con gran éxito el ‘Concierto para piano y orquesta’ de Joaquín Rodrigo

La Orquesta ofreció anoche en el Auditorio el concierto de temporada de otoño, completado con una bella sinfonía de Jean Sibelius

La Orquesta Ciudad de Almería (OCAL), cuyos principales patrocinadores son el Ayuntamiento de Almería y Cajamar, escribió anoche una nueva página brillante en su ya amplio historial de grandes conciertos. El Auditorio Municipal Maestro Padilla fue escenario del estreno nacional de la versión marimba del ‘Concierto para piano y orquesta’ de Joaquín Rodrigo, actuando como solista el alicantino Conrado Moya, todo ello en el marco de la programación de la temporada de otoño del Área de Cultura y Educación.

Conocido como ‘Concierto Heroico’, tal y como explica Conrado Moya, la idea de realizar esta espectacular adaptación surge, además de para poner en valor las posibilidades expresivas de la marimba, como celebración del 75º aniversario del estreno de la obra, que tuvo lugar en Lisboa en 1943, pero también como homenaje al compositor en el vigésimo aniversario de su fallecimiento, que se ha conmemorado en este 2019.

El público pudo así redescubrir una pieza de Joaquín Rodrigo, eclipsada quizá por el ‘Concierto de Aranjuez’, pero que le valió el Premio Nacional de Música. “El maestro Rodrigo hace un amplio uso de las octavas, algo muy frecuente en la marimba, e incluso crea figuraciones rítmicas y patrones de intervalos muy parecidos a los que se emplean en la escritura para marimba”, un instrumento que se toca principalmente con dos baquetas en cada mano, tal y como ejecutó con maestría Conrado Moya, con el excelente acompañamiento de Orquesta Ciudad de Almería, dirigida por el maestro Michael Thomas.

Tras una sonora y repetida ovación, que exigió un nuevo bis por parte del solista, el concierto continuaría en la segunda parte con la interpretación de la ‘Sinfonía nº2 en Re M. Op. 43’ de Jean Sibelius, que la definió tras su finalización, en 1902, que “es una confesión del alma”. La pieza se inició invierno de 1901 en Italia y se finalizó en 1902 en Finlandia, coincidiendo con la independencia del país finés, de ahí que se bautizara de manera popular como ‘Sinfonía de la independencia’. Más allá de las connotaciones políticas, la obra está considerada como una de las pocas creaciones sinfónicas del siglo XX que aputnan en la misma dirección que las de Beethoven.

Además de en el ‘Otoño Cultural’, el concierto también se enmarcó en la celebración del XX aniversario de la declaración de Sierra Nevada como Parque Nacional y XXX aniversario como Parque Natural.