Demoliciones Barrio Alto Almería

La Gerencia Municipal de Urbanismo licita las obras para la demolición de veintitrés inmuebles en el ámbito de actuación del Barrio Alto

Se trata de un paso más previo a los planes municipales de reparcelación, urbanización y ejecución de las obras en el ámbito de las calles Pancho, Verbena, Martínez, Morales y Plaza Hornero

El Ayuntamiento de Almería, a través de la Gerencia Municipal de Urbanismo, ha sacado a licitación el contrato de las obras de demolición de 23 inmuebles en el Barrio Alto, como parte de las actuaciones que el Ayuntamiento de Almería viene realizando en el ámbito urbanístico PERI-NAN-02/106 (PGOU 98). Su licitación sigue al acuerdo de la comisión ejecutiva, ayer, de aprobación del expediente de contratación de dichas obras.

Con un presupuesto de licitación de 89.810,59 euros, como parte de las operaciones cofinanciadas con Fondos Europeos de Desarrollo Regional (FEDER) 2014-2020, el contrato permitirá la “culminación” de todas las demoliciones previstas de inmuebles en esta zona, con el objetivo de “materializar las determinaciones de planeamiento en el barrio, completando la reparcelación y urbanización, todo ello como paso previo a la licitación de unas obras que cuentan con una inversión, aproximada, de 1.100.000 euros”, según ha recordado la concejala de Urbanismo e Infraestructuras, Ana Martínez Labella.

La edil popular ha insistido en el “complicado” proceso que conlleva esta actuación, que en su conjunto supondrá la inversión de más de tres millones de euros, en el objetivo municipal de recuperar a nivel urbanístico las condiciones de un barrio enclavado en el centro de la ciudad y cuya solución se ha abordado desde el consenso y la unanimidad que ha venido presidiendo todo el procedimiento.

El plazo de ejecución del contrato de demolición de los 23 inmuebles comenzará desde el día hábil siguiente al de la recepción de la notificación del acuerdo de adjudicación de este contrato. Dado que la actuación se llevará a cabo de forma secuencial, cuando las viviendas habitadas queden desalojadas de ocupantes, se estima un plazo máximo de doce meses.

La primera actuación a llevar a cabo será la retirada de los servicios afectados que se encuentran en fachada, incluyendo líneas grapeadas de telefonía y baja tensión. Desviados los servicios se procederá a la demolición de los veintitrés inmuebles de pequeño tamaño que se encuentran agrupados en seis conjuntos. Todas las viviendas, dado su tamaño y antigüedad, estarían formadas por estructura de muros de carga tradicionales (piedra y mortero). La demolición afecta a una superficie aproximada de 1.129 m2 y un volumen de 3.730 m3.