Almería cultura teatro

José Luis Gil se convertirá en ‘Eduardo II, Ojos de Niebla’ este viernes en Auditorio

El conocido actor protagoniza junto a Ana Ruiz y Manuel Galiana una obra dirigida por Jaime Azpilicueta a partir de un texto de Alfredo Cernuda, en el marco de la programación de otoño del Área de Cultura

Si hace unas semanas el Auditorio Municipal Maestro Padilla se rendía a una nueva interpretación magistral de Concha Velasco en ‘La Habitación de María’, las tablas del espacio escénico almeriense recibirán este viernes, 6 de noviembre, a otro reputado actor como José Luis Gil, que protagoniza la obra de corte historicista, ‘Eduardo II, Ojos de Niebla’. Una propuesta que podrá disfrutarse a partir de las 20.00 horas, de la mano del Área de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Almería y Pentación Espectáculos, en el marco de la programación del Otoño Cultural, que se ha retomado tomando todas las medidas sanitarias que exigen las circunstancias.

La obra está dirigida por Jaime Azpilicueta, a partir de un texto de Alfredo Cernuda, y cuenta con un elenco que se completa con otros actores de contrastada trayectoria como Ana Ruiz, Manuel Galiana, Ricardo Joven y Carlos Heredia. Se trata de una producción de La Nariz de Cyrano, Contubernio, Pentación Espectáculos y el Inaem.

Las entradas están a la venta tanto en la taquilla municipal situada en el Apolo, como en la web www.almeriaculturaentradas.es y también lo estarán en la propia taquilla del Auditorio Municipal Maestro Padilla desde dos horas antes del comienzo de la representación.

‘Ojos de Niebla’ recrea la vida del rey Eduardo II de Inglaterra; pero lo que a simple vista puede parecer un drama histórico, con toda la carga cultural que ello representa, se transforma en algo más. “Es una historia de amor, de odio, de pasión, de lucha por el poder, en definitiva, es nuestra historia”, explica Alfredo Cernuda.

La obra narra el amor incontenible de Eduardo II por Hugo LeDespenser, el resentimiento de su esposa, la reina Isabel, humillada por los amores que su marido le niega; el odio de Mortimer, Barón de Wigmore, que le empuja a conquistar a la reina en su afán de poseer algo más que la corona; las intrigas de la Iglesia para acrecentar su poder y coronar reyes que sean fieles a sus propósitos; la ambición de un banquero judío decidido a prestar dinero a amigos y enemigos con tal de enriquecerse; la lucha de dos religiones por permanecer a la sombra de los poderosos.

Según su autor, “quizá lo más importante que refleja la obra es su tremenda actualidad: la Iglesia continúa condenando el amor homosexual, las religiones

continúan sembrando el mundo de fanatismo y dolor, y el poder del dinero somete más que nunca la voluntad de los pueblos. Es curioso que unos hechos ocurridos en 1327, siete siglos más tarde, tengan tanta vigencia. Cualquier periódico o programa de noticias, nos asalta a diario con las deudas de los estados, con el atentado sangriento de alguna facción terrorista, o con la negación de derechos a personas que simplemente tienen gustos diferentes. La gente que ha leído Ojos de Niebla, resalta que podría ser un drama actual solo con cambiar los nombres de los personajes”, concluye.

‘Eduardo, Ojos de Niebla’ es la segunda producción de ¨La Nariz de Cyrano”, que promete ser tan exitosa como la primera. Un texto histórico de autor contemporáneo de un belleza y calidad equiparable a cualquiera de nuestros grandes clásicos; una dirección avalada por una larga y exitosa trayectoria teatral en la memoria de varias generaciones de espectadores y Jose Luis Gil, uno de los grandes actores de nuestro país, maestro en cualquiera de sus registros, que además de estar en su mejor momento artístico es aclamado por público y crítica.

“La Nariz de Cyrano” nace en enero del 2017 de la unión de Jose Luis Gil, Alberto

Castrillo-Ferrer y Ana Ruiz, para la representación ‘Cyrano de Bergerac’. Desde entonces y hasta la actualidad lleva más de 250 representaciones, lo que se podría considerar, un éxito. Por la calidad del espectáculo, por el buen hacer y por la respuesta del público.