Almería promoción ciudad Sorolla

Joaquín Sorolla protagoniza la nueva obra invitada del Museo de Arte ‘Doña Pakyta’

El concejal de Promoción de la Ciudad, Carlos Sánchez, y el director del Museo, Juan Manuel Martín, han presentado esta mañana ‘Retrato de Constantino Moscardó’, que se podrá visitar hasta el 25 de abril

“Es una de las obras más importantes que hemos recibido en esta sección en los últimos años”. Con esta frase, en palabras del concejal del Área de Promoción de la Ciudad, Carlos Sánchez, se puede resumir el gran lujo expositivo que hasta el 25 de abril recibe el Museo de Arte ‘Doña Pakyta’ en su sección de la obra invitada. Se trata de ‘Retrato de Constantino Moscardó’, obra de Joaquín Sorolla firmada en el año 1900, perteneciente al coleccionista almeriense afincado en Alemania, Manuel Alonso que colabora una vez más con esta sección producida por la Fundación de Arte Ibáñez Cosentino.

Tal y como apunta Carlos Sánchez, “estrenamos una nueva obra invitada de un grande de la pintura como Sorolla. Un retrato, en este caso de Constantino Moscardó, que era familiar político del autor. Es una pieza que nos hace especial ilusión exponer. Hay que tener en cuenta que Sorolla destacó, entre otras cosas, por ser un gran retratista. Por sus pinceles pasaron personas ilustres como Pérez Galdós, Cajal, el rey Alfonso XIII o el político Castelar. Es un lujo poder tener esta obra en Almería y como siempre gracias a la labor de la Fundación Ibáñez Cosentino y en este caso a un amigo de la casa como es Manuel Alonso, un almeriense que reside en Dortmund y que es el propietario y que en más de una ocasión nos ha cedido parte de su patrimonio para que el resto de los almerienses y las personas que nos visiten puedan disfrutar”.

Por su parte, el director del Museo de Arte y de la Fundación de Arte Ibáñez Cosentino, Juan Manuel Martín, afirma que “es un retrato clásico de Sorolla, ya que desde aproximadamente 1890, en la época en la que su amigo Viruete le introdujo en la alta sociedad madrileña, le va a invitar a hacer retratos, sobre todo por una cuestión básica que es que en aquella época estaba muy bien pagado”.

Martín detalla que “especialmente conocido por sus luminosas y coloristas escenas de playa, Sorolla también fue un consumado retratista. Un género en el que, heredero de la gran tradición realista española e influenciado por la obra de Velázquez, queda manifiesto su magistral dominio del oficio y la técnica”.

En el caso de ‘Retrato de Constantino Moscardó’, el director del Museo de Arte recuerda que “pintado el mismo año en el que obtuvo el Premio de Honor de la Exposición Universal de París, esta obra es un buen ejemplo de cómo Sorolla afrontó el género a lo largo de su carrera: concediendo a sus retratos el mismo aire de inmediatez y modernidad con el que trabajó sus escenas de playa y paisajes, y manteniendo siempre en aquéllos su insobornable compromiso con la realidad. Hecho este último que le llevó a abandonar cualquier atisbo de idealización en la traslación al lienzo de sus modelos, que quedaban retratados tal cual eran”.

La obra figura dedicada por Sorolla “A mi hermano Luis”. Este retrato fue expuesto anteriormente en las muestras ‘Sorolla’ (Galería de Arte Expo-4, 1974) y ‘Sorolla en las colecciones valencianas’ (Museo de Bellas Artes, 1997) celebradas en Valencia.