Almería cultura concierto OCAL

El público aplaude la brillante e impecable interpretación de la OCAL en su viaje ‘heroico’ por las sinfonías de Beethoven

Ha ofrecido hoy la sinfonía número 3, así como el concierto para piano y orquesta en Sol Mayor de Ravel, con el solista Daahoud Salim

La Orquesta Ciudad de Almería (OCAL) forma parte del imaginario colectivo de los almerienses. A su labor como motor de la música clásica en la provincia, se ha unido la implicación en los momentos más importantes de la ciudad, y en sus conciertos lo mismo rinde homenaje al cine rodado en esta tierra para la actuación en plena Feria que acompaña al almeriense David Bisbal en su versión filarmónica. Esta mañana ha realizado la quinta etapa del camino para compartir las nueve sinfonías de Beethoven, programa que inició en 2020, pero todos sabemos lo que lo paralizó la pandemia, por lo que la OCAL ha retomado en 2021 este objetivo. Se puede decir que se está convirtiendo en una gesta ‘heroica’, como es el sobrenombre de la sinfonía número 3 de Beethoven, que es la que ha tocado al mediodía de hoy, domingo, en el Auditorio Maestro Padilla.

Con Michael Thomas a la batuta, el concejal de Cultura y Educación, Diego Cruz, en el palco, y una veintena de pacientes del Hospital Universitario Torrecárdenas, junto al gerente, Manuel Vida, entre el público, la OCAL ha ofrecido en la mañana de hoy, domingo, un programa como siempre brillante donde en la primera parte cedió el protagonismo al pianista Daahoud Salim, con el que interpretó el concierto para piano y orquesta en Sol Mayor de Maurice Ravel.

Daahoud Salim supo aportar sus conocimientos en piano clásico y jazz para desarrollar las melodías jazzísticas que impregnan los movimientos ‘Alegramente’ y ‘Pesto’, llenos de ritmo y virtuosismo, mientras que en el segundo movimiento, ‘Adagio Assai’ la orquesta llevó el peso de la obra, acompañado con el talento del pianista sevillano, hijo del saxofonista y compositor norteamericano Abdu Salim. No es la primera vez que actuaba con la OCAL, y como siempre ha deleitado con su talento. Una perfecta conjunción con la orquesta Ciudad de Almería le permitió recibir los aplausos del público.

En la segunda parte, Beethoven fue el protagonista con la sinfonía número 3 en mi bemol mayor, opus 55, donde los instrumentistas de la OCAL volvieron a demostrar su talento, y bajo la dirección de Michael Thomas, extrajeron la pasión de esta sinfonía, conocida como ‘La heróica’, compuesta por Ludwing van Beethoven en 1803 y proclamada como el amanecer del romanticismo musical.

La OCAL supo aportarle las novedades con las que Beethoven revolucionó con esta obra la tradicional sinfonía clásica, comenzando con los 45 minutos de duración, el doble de las anteriores creadas por el genio de Bonn, más compleja de interpretar, y el peso de ser considerada una de las mejores sinfonías de la historia de la música. Bajo la batuta de Michael Thomas, la OCAL realizó una interpretación impecable por la que fue aplaudida durante varios minutos por el público que llenó el Auditorio Maestro Padilla. Bravo.