El jazz, el flamenco y la clásica dialogan en el concierto de la Clasijazz Big Band en el Auditorio

El jazz, el flamenco y la clásica dialogan en el concierto de la Clasijazz Big Band en el Auditorio

Veinticinco artistas, entre músicos, bailaores y cantaora, deleitaron al público con la adaptación realizada por Lluis Vidal de ‘La Suite Iberia’ de Albéniz

El jazz es un género al que le gusta dialogar con otras artes, como se demostró en el concierto de la Clasijazz Big Band el pasado domingo en el Auditorio Maestro Padilla. Flamenco, clásica y, por supuesto, jazz, para la adaptación de Lluis Vidal de ‘La Suite Iberia’ de Isaac Albéniz. Veinticinco artistas sobre el escenario, una gran big band, dos bailaoras y una cantaora para hacer las delicias del público y transportarlos de la clásica al jazz, pasando por el baile flamenco. Puro arte.

‘Iberiana’ un estreno absoluto para big band, creado por el pianista, compositor y arreglista catalán, Lluis Vidal, sobre la obra que está considerada como la más importante de la historia de la música española: ‘La Suite Iberia’ de Isaac Albéniz. A lo largo de hora y media se escucharon las piezas de esta suite, con un rimo diferente, entre ellas ‘Almería’, dedicada por Albéniz a la ciudad.

La big band, como siempre, demostró su calidad, y conjunción, dejando espacio a las improvisaciones, y mostrando en su conjunto un atractivo sonido que se fusiona perfectamente con los momentos de baile y cante flamenco.

La plantilla para la cita estuvo compuesta por el propio Lluis Vidal como director; Irene Molina como cantaora; Sara Jiménez y Borja Cortés como bailaores; Mike Fletcher, Victor Jiménez, Enrique Oliver , Daniel Torres y Gianni Gagliardi a los saxos; Tomeu Garcias, Richard, Victor Colomer, Pedro Pastor en los trombones; David Martínez, Voro García, Bruno Calvo y Pepe Zaragoza en las trompetas; Bori Albero al contrabajo; Joao Lopes a la batería; Carlos Cortés a la percusión; Carlos Medina a la guitarra; y Javier Galiana al piano.

La asociación Clasijazz es una de las más prolíficas e inquietas de la cultura almeriense y, como máximo exponente de ella, su Big Band, cada trimestre sorprende a los almerienses con una nueva composición que muestra en el Auditorio Maestro Padilla. El pasado domingo se disfrutó de otra genialidad de esta agrupación musical que difunde el ritmo jazzístico en cada concierto.