Almería concejala Ana Labella

El Ayuntamiento aprueba en Junta de Gobierno el Plan de acción contra el ruido y la modificación de la zona acústicamente saturada

Ambos documentos seguirán ahora su tramitación administrativa elevando a Pleno la propuesta y recabando de la Consejería de Medio Ambiente el informe vinculante para su aprobación definitiva

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Almería, en sesión ordinaria, ha aprobado hoy el proyecto del Plan de acción contra el ruido y del Plan Zonal específico de la Zona Acústicamente Saturada (ZAS) de Almería, redactado por la empresa Texnitac 94,S.L, paso previo a que ambos proyectos sean sometidos a aprobación inicial por el Pleno Municipal. Del mismo modo, se aprueba la modificación de la Zona Acústicamente Saturada, ampliada en su caso hacia el norte de la ciudad, hasta los entornos de Puerta Purchena y Plaza Vieja. La propuesta hoy aprobada incluye someter el expediente al trámite de información pública, por un periodo de un mes, una vez se apruebe también por el Pleno Municipal. Concluido el trámite de información pública, y con carácter previo a la resolución del expediente, se recabará de la Consejería competente en materia de medio ambiente, como último trámite a su aprobación, informe vinculante en lo referente a cuestiones de legalidad.

De esta forma, el Equipo de Gobierno da un paso más respecto a la aprobación, en diciembre de 2012, del Mapa Estratégico de Ruido de Almería, que incluía la modificación de la delimitación de la zona saturada, procediendo en dicho acuerdo a una nueva delimitación y revisión de la Zona Acústicamente Saturada, ampliado hacia el norte de la ciudad, donde mayor concentración de actividad de ocio se produce.

La concejala de Urbanismo e Infraestructuras, Ana Martínez Labella, ha explicado que este nuevo paso sigue a la publicación en la web municipal, del 22 de marzo al 11 de abril, de los documentos de trabajo elaborados por la empresa adjudicataria, cumpliendo igualmente el compromiso de dar audiencia al texto provisional con el objetivo de recabar cuantas aportaciones adicionales pudieran hacerse por parte de otras personas o entidades.

Corresponde ahora seguir el trámite administrativo de forma que se puedan desarrollar los contenidos de planes de acción en materia de ruido, encaminados a afrontar globalmente los aspectos relativos a la contaminación acústica y a sus efectos, así como fijar acciones prioritarias para el caso de incumplirse los objetivos de calidad acústica, incluidas la reducción de los niveles de ruido en las zonas que sean necesarias, y siempre que sea posible.

“No solo se pretende cumplir con la legislación vigente, sino que se ha pretendido completar el trabajo con el estudio de un Plan Zonal sobre las zonas acústicamente saturadas, así como un estudio de quejas y denuncias en materia de ruido del Municipio, con el objeto de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos de Almería, mediante la respuesta a los problemas reales de ruido ambiental y el provocado por actividades de la población”, ha explicado Martínez Labella.

A la vista de los resultados obtenidos en el Mapa Estratégico de Ruidos (MER) se concluye que el principal foco de ruido de la ciudad lo constituye el tráfico rodado y, por tanto, debe ser la principal línea de actuación para reducir los niveles de contaminación acústica de la aglomeración.

Será ésta una de las ocho líneas estratégicas que se marcan en el desarrollo del Plan de Acción, que incluye además actuaciones dirigidas al planeamiento urbanístico y la gestión del ruido urbano; el control de actividades, ocio y zonas saturadas por ruido; la gestión de licencias de terrazas, veladores y actividades al aire libre; los servicios municipales de recogida de residuos, limpieza y jardinería; campañas de información y concienciación ciudadana; una actualización de normativa, así como la implantación de procedimiento municipal para la gestión de quejas y denuncias por ruido y otros parámetros medioambientales.

De forma general, las medidas de actuación propuestas para poder gestionar y abordar los conflictos por ruido, y mejorar por tanto el ambiente sonoro en la ciudad de Almería serían las siguientes, algunas de ellas ya iniciadas o puestas en marcha por el Ayuntamiento:

• Promover la implicación de las diferentes áreas del Ayuntamiento propietarias o gestoras de las diversas fuentes de ruido existentes en la población de Almería.

• Aplicar el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS), para optimizar la movilidad en el municipio, reduciendo el uso del vehículo privado y optimizando la movilidad en transporte público, bicicleta o a pie, reduciéndose así el impacto por ruido en determinadas vías principales de la ciudad.

• Promoción de la mejora de la calidad de los equipamientos y las infraestructuras municipales, así como del aislamiento acústico de la envolvente de edificaciones públicas y privadas, incentivando estas últimas y dando a conocer subvenciones del tipo de eficiencia energética de cerramientos de viviendas, los cuales van a mejorar la calidad acústica en el interior de las viviendas.

• Reducir progresivamente y optimizar el tráfico en la zona centro del municipio de Almería, así como las principales vías de acceso, a través de la dotación de recorridos alternativos, mejorando las condiciones residenciales de los vecinos y la gestión de aparcamientos.
• Promoción y concienciación del uso racional del vehículo privado con campañas de sensibilización a la población y la concesión de ventajas para dicho uso racional.

• Establecer medidas enfocadas a pavimentos: asfaltos porosos fonoabsorbentes, renovación de asfaltos en mal estado o sustitución de adoquinado por asfalto, de tal forma que se pueda reducir el impacto sonoro en aquellas zonas del municipio que presenten superación de niveles límite.

• Análisis de la inclusión de pantallas acústicas en zonas viables donde los niveles de ruido superan los valores límite establecidos en zonas residenciales.

• Establecer las actuaciones necesarias por parte del Ayuntamiento en base al control y gestión necesario para garantizar el cumplimiento de lo establecido en la legislación ambiental en materia de contaminación acústica, y en especial en el Decreto 6/2012 y la Ordenanza Municipal de Ruidos de Almería.