Plan Estratégico Almería 2030

El Ayuntamiento, a través del Plan Estratégico, inicia un proyecto para conocer la huella de carbono en el término municipal

La iniciativa forma parte del objetivo de reducir la emisión de gases de efecto invernadero y alcanzar “un desarrollo sostenible, inteligente e integrador”, explica el alcalde, Ramón Fernández-Pacheco

El Ayuntamiento de Almería, a través de la Oficina del Plan Estratégico 2030 (PEAL 2030), ha iniciado el proyecto ‘Huella de Carbono del Municipio de Almería’, con el que se pretende “continuar avanzando en un modelo de ciudad sostenible y respetuoso con el medio ambiente”, según explica el alcalde, Ramón Fernández-Pacheco.

Esta iniciativa, que se está llevando a cabo con el asesoramiento de la empresa ‘Ecoterrae’, pretende llevar a cabo una estrategia de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en el término municipal, en el propósito de “alcanzar un desarrollo sostenible, inteligente e integrador”, señala el primer edil.

La innovación, el cambio climático o el cumplimiento con los diecisiete objetivos de desarrollo sostenible son algunos de los pilares fundamentales de actuación, ya que gracias a la realización del cálculo de huella de carbono podrán cuantificarse las emisiones GEI asociadas a las distintas actividades municipales. “Esta cuantificación nos permitirá establecer un plan de reducción que servirá como referente a la hora de realizar acciones encaminadas a la sostenibilidad de la ciudad”, señala Fernández-Pacheco.

Calcular la huella de carbono en Almería significa también reforzar el compromiso municipal mediante su inscripción en el registro de Huella de Carbono del Ministerio para la Transición Ecológica (MITECO), con lo que el Consistorio obtendrá el sello ‘Cálculo’, que ya disponen más de 153 ayuntamientos de España, y servirá de aplicación en el resto de objetivos planteados por el PEAL 2030: Abrir el proceso de reflexión sobre el modelo de ciudad que quieren los ciudadanos, sirviendo como forma de concienciación y sensibilización ciudadana; conocer la realidad del municipio y sus opciones de futuros, ya que mediante el citado plan de acción se establecerán actuaciones con límite 2030 que ampliarán aún más sus opciones de desarrollo sostenible y sostenido; marcar las prioridades de trabajo de los próximos años para ser competitivos, y mejorar la financiación y gestión de los recursos.