Almería visita centro ANDA

El alcalde agradece la labor de ANDA y sus 30 voluntarios que garantizan un verano divertido e inclusivo a niños con diferentes capacidades

Fernández-Pacheco visita la X Escuela de Verano de la asociación que trabaja con niños con discapacidad intelectual y a la que en julio se cede espacio municipal cerca de la playa para facilitar el ocio inclusivo

El alcalde, Ramón Fernández-Pacheco, ha agradecido la “maravillosa labor” que hacen desde la asociación ANDA para garantizar, de la mano de 30 voluntarios, un “verano divertido e inclusivo” a niños con diferentes capacidades. Acompañado por la concejal delegada del área de Familia, Igualdad y Participación Ciudadana, Paola Laynez, el regidor ha visitado la X Escuela de Verano de ANDA que este mes de julio ha ofrecido ocio y diversión a 22 usuarios con capacidades diferentes y también sin discapacidad.

Así lo explica la presidenta de ANDA, Milagros Valverde, que apunta cómo, coordinada por Nono Cañizares, la escuela de verano inclusiva que organiza la Asociación de Niños con Discapacidad de Almería ofrece desde talleres a salidas y excursiones, pasando por mañanas de playa y ejercicios de rutina diaria.

Insiste en que la de ANDA es una escuela inclusiva, en la que se atiende a niños con diferentes capacidades y niños sin discapacidad, y en la que el voluntariado es “pilar fundamental”. Reconoce que este verano, con 30 voluntarios, que van rotando, la escuela se hace grande. “Este año, los voluntarios nos están regalando más de 3.000 horas de ocio, diversión y cuidado que, de otra manera, no podrían aprovecharse igual”, asegura Valverde, que agradece también al Ayuntamiento la cesión de un espacio municipal “tan cerca de la playa” que permite su disfrute diario.

Complicidad vecinal

El alcalde señala, en este sentido, que la escuela de verano de ANDA cuenta con la “complicidad” de la Asociación de Vecinos de Nueva Almería, en cuya sede se cede, desde hace unos años, un espacio físico a la asociación. “Se entiende que no hay mejor manera de colaborar con estos niños que la de garantizarles un verano divertido, entretenido, inclusivo. Lo que tiene que ser un verano para cualquier niño”, subraya Fernández-Pacheco, que resalta la tarea de la asociación, las familias que lo integran, sus profesionales y también sus voluntarios.

ANDA es una asociación que nació a raíz de la inquietud y preocupación de los padres con niños con discapacidad. Una preocupación que canalizaron a través de una serie de terapias y planes de ayuda dirigidos a mejorar la salud y bienestar de sus hijos, apuntan desde la entidad. Hoy día, la mayoría de familias socias son de la capital, aunque la asociación también asesora a otras de distintos puntos de la provincia.

En total son cerca de un centenar las familias socias de ANDA que se benefician de terapias “de todo tipo”, tienen a su disposición un gabinete de psicología, cuentan con logopedia, terapia ocupacional y asesoramiento social, laboral, además de otras actividades dirigidas a mejorar la calidad de vida de las familias. Una “tarea maravillosa” que ANDA desarrolla “desde hace muchísimos años, ayudando a muchos niños con diferentes capacidades y creo que la obligación de las administraciones públicas es apoyarles, estar a su lado, respaldarles y ponernos a su entera disposición”, insiste el alcalde.