El alcalde afirma que La Hoya será motivo de “orgullo” para los almerienses y de “interés” para quien venga a Almería

El acto de la primera piedra, en el entorno abrazado por La Alcazaba, la Muralla de Jayrán y San Cristóbal, simboliza el arranque de una actuación basada en el valor patrimonial y paisajístico de este espacio

El proyecto que transformará el entorno de La Hoya, abrazado por la Alcazaba, La Muralla y el Cerro de San Cristóbal, empieza a ser una realidad sobre el terreno tras el simbólico acto de colocación de la primera piedra que ha presidido hoy el alcalde, Ramón Fernández-Pacheco, resaltando la relevancia que adquirirá un entorno “histórico y monumental único en Andalucía y España”, convertido en poco más de año en un gran jardín mediterráneo de más de 42.000 m² de superficie.

La construcción de los Jardines Mediterráneos de La Hoya va a ser “motivo de orgullo para los almerienses y de interés para todo el que venga a Almería, porque la actuación que hoy presentamos interpreta e integra el espacio, el tiempo y la naturaleza, para dotar a Almería de un entorno patrimonial y urbano de primer nivel”, ha destacado el alcalde, previamente a descubrir la piedra que, como elemento singular de este acto, quedará integrada en el entorno como parte de una actuación global en la que vienen trabajando Ayuntamiento y Junta de Andalucía “para convertir, de una vez por todas, el eje Plaza Vieja, San Cristóbal, La Hoya, La Alcazaba y Mesón Gitano en un recorrido de historia y de futuro para Almería”.

Desde el respeto al valor patrimonial que ostenta esta zona el proyecto diseñado por el equipo de ‘Kauh Arquitectura y Paisajismo’, con los arquitectos Vicente Manuel Morales Garoffolo y Juan Antonio Sánchez Muñoz al frente, tomará cuerpo en forma de obra con el objetivo de convertir este entorno, con una superficie de 42.600 m², “en un elemento generador de oportunidades de empleo, de emprendimiento, de turismo y de cultura”, como ha destacado Fernández-Pacheco, animando a la empresa adjudicataria de los trabajos, la UTE Jarquil-Copsa, a que trabaje “pensando que este jardín, que construimos sobre un solar cargado de historia, va a formar parte de la memoria sentimental de los almerienses del futuro”.

En su intervención en este acto en el que, junto a los redactores del proyecto y a la concejala de Urbanismo e Infraestructuras, Ana Martínez Labella, ha estado acompañado de la delegada de Cultura, Eloisa Cabrera, responsables de la empresa adjudicataria, representantes de colectivos y asociaciones de la capital, de la Corporación municipal y medios de comunicación, el alcalde ha querido significar la importante modificación de la trama urbana que está experimentando el Casco Histórico, impulsada desde la iniciativa municipal, “incorporando en este caso y con este proyecto, de manera armónica, el entorno de la Alcazaba, el barranco de la Hoya y la muralla de Jairán, potenciando sus señas de identidad patrimonial y orientando el paisaje hacia una biodiversidad puramente mediterránea”.

En el contexto de “transformación” que vive una zona llena de debilidades para hacer de este espacio una “fortaleza urbana, turística, cultural y social”, enmarca el alcalde esta nueva actuación en el objetivo de “reequilibrar” el eje del Casco Histórico como parte de un “cambio que va a hacer historia justo en el lugar donde comenzó la historia de Almería”, anunciaba Fernández-Pacheco.

Ilusión y responsabilidad

En nombre del equipo redactor de ‘Kauh Arquitectura y Paisajismo’ el arquitecto Juan Antonio Sánchez ha agradecido al Ayuntamiento la puesta en marcha de este proyecto que se inicia con gran “ilusión y mucha responsabilidad, entendiendo que éste es un lugar único en el mundo”, ha explicado, reconociéndose muy “emocionado” en este acto de primera piedra. Entienden los responsables del estudio de arquitectura y paisajismo que “el proyecto está aquí. El propio lugar es la base del proyecto que ahora se va a ejecutar y que podremos disfrutar en un plazo de catorce meses convertido en un lugar para toda la ciudad”.

Insistiendo en la singularidad del entorno, Juan Antonio Sánchez ha querido subrayar el contenido que albergará un espacio “abierto que salvaguarda la arqueología existente bajo la explanada”, reconociendo la colección de plantación botánica (más de un centenar de especies diferentes) que incluirá este espacio (más de 25.000 m² de zona de plantación) como uno de los reclamos y atractivos principales del proyecto junto a otros elementos como acequias, albercas, creación de paseos, itinerarios y zonas estanciales.

Con un respeto máximo a este entorno patrimonial, a un paisaje histórico que es único, abrazado por La Alcazaba y el Cerro de San Cristóbal, Sánchez ha venido a reconocer en esta actuación la “necesaria” incorporación de una capa contemporánea “a las capas de historia que se encuentran en este espacio” que, mil años después, será objeto de la primera intervención pública.

Audios: