Almería hermandad Prendimiento Medinacelli

El alcalde acompaña al Prendimiento en la veneración de Jesús Cautivo de Medinaceli

Acompañado por los concejales María Vázquez y Carlos Sánchez, Fernández-Pacheco ha rendido culto a la imagen Titular

Cada primer viernes del mes de marzo tiene lugar en Almería un acto que acostumbra a ser antesala de la Semana Santa y que el COVID ha modificado este año. Se trata de la veneración a la imagen de Nuestro Padre Jesús Cautivo de Medinaceli en la Catedral de Almería. Una imagen amadrinada por la ciudad y a la que acuden a expresar su fe los almerienses. El alcalde, Ramón Fernández-Pacheco, también ha cumplido, un año más con el tradicional besapiés, que se ha sustituido por la solemne veneración a la imagen Titular y con sus controles de aforo, al acceso y a la salida para evitar las aglomeraciones.

Acompañado por los concejales María Vázquez y Carlos Sánchez, además de por María del Mar Marín, hermana mayor del Prendimiento, de la que es imagen el Cautivo, y su consiliario, Miguel Romera Domene, el regidor ha participado en una de las tradiciones religiosas y populares en la devoción almeriense. Ante la imagen, el alcalde, los concejales, hermanos del Prendimiento y fieles han rezado por la ciudad, por los almerienses fallecidos a causa de la pandemia, por los que están enfermos y también, por la Corporación Municipal.

Fernández-Pacheco ha expresado que este acto “tiene un significado muy especial porque acudo, como alcalde y hermano del Prendimiento, cada primer viernes de marzo a una tradición arraigada en las costumbres religiosas de la ciudad que, además, cuenta con el fervor y devoción de muchas personas”. Así felicita la labor de la Hermandad y reconoce que, “con las medidas oportunas para evitar aglomeraciones, serán muchos los almerienses los que se acerquen a la Catedral de la Encarnación para rendir homenaje y culto a una imagen muy venerada y querida en Almería y que cada Miércoles Santo procesiona con la Hermandad del Prendimiento por las calles”. Una procesión que, por segundo año consecutivo, el coronavirus ha cancelado.

A su lado, María del Mar Marín, hermana mayor del Prendimiento, ha trasladado la importancia del acto “y en la que el pueblo de Almería se rinde ante los plantes de Jesús Cautivo de Medinaceli, este año el besapiés se ha convertido en veneración para adaptarnos a las nuevas circunstancias”. En este caso, la Hermandad ha dispuesto “al Señor en una ubicación diferente para guardar las distancias y cumplir las medidas, para que la gente que se acerque sienta seguridad y vean que se puede ver a Jesús de Medinaceli con todas las precauciones”.

También el alcalde ha participado en la eucaristía que el obispo titular de la Diócesis, Adolfo González Montes, ha celebrado en la Catedral.
Audio: