Ayuntamiento Almería albergue Inturjoven

El Albergue Juvenil recupera la normalidad tras su uso provisional como centro de acogida por el COVID-19 y atender a más de 200 personas

La concejala Paola Laynez ha entregado simbólicamente las llaves de las instalaciones, un “recurso social extraordinario” que ha permitido “garantizar las necesidades básicas de las personas sin hogar”

El Ayuntamiento de Almería ya ha entregado simbólicamente a la Junta de Andalucía las llaves del Albergue Juvenil, que desde el pasado 21 de marzo ha estado habilitado como segundo centro de acogida para personas vulnerables a raíz de la necesidad de atender a todas las personas sin hogar durante la pandemia del COVID-19. Durante este tiempo, han sido unas 200 personas en rotación, provenientes de toda la provincia y fuera de ella, las que han recibido atención individualizada en estas instalaciones, cubriéndose así sus necesidades básicas de alojamiento, manutención e higiene. Hoy, con una demanda menor, se ha clausurado este recurso social extraordinario, que vuelve a su actividad habitual.

La concejala de Familia, Igualdad y Participación Ciudadana, Paola Laynez, acompañada del director del Centro Municipal de Acogida, Juan José Martínez Crisol, y el director del albergue, Juan Carlos Pérez Navas, ha señalado que este recurso ha permitido “garantizar las necesidades básicas de las personas sin hogar durante unos momentos tan complicados, siendo tabla de salvación para todos ellos”. Así, Laynez ha agradecido el trabajo “en primera línea de batalla” de los profesionales de los servicios sociales, de los que ha asegurado estar “muy orgullosa” de su labor, prestando una atención individualizada a todas las personas que han pasado por ellos con el objetivo de conseguir su reinserción, ayudándoles a encontrar una vivienda, solicitar ayudas… En este sentido, ha recordado que estos continuarán prestando atención a las personas más vulnerables en el Centro Municipal de Acogida, que también ha estado funcionado “a pleno rendimiento” durante estos meses.

Tal y como señalaba hace unas semanas el alcalde de la ciudad, Ramón Fernández-Pacheco, “desde el Ayuntamiento siempre hemos tenido claro que, no teniendo competencias sanitarias, la competencia social durante la crisis sanitaria era nuestra prioridad”. De hecho, el Consistorio almeriense ha sido el único de una capital andaluza que ha aceptado el ofrecimiento de la Junta para adaptar y gestionar con recursos propios el albergue para atender a las personas sin hogar, reaccionando así con eficacia y urgencia a una necesidad extraordinaria. En ambos centros, Centro de Acogida y Albergue Juvenil, el Ayuntamiento ha invertido más de 280.000 euros en habilitar las instalaciones, garantizar la seguridad, en materiales de protección, servicio de cátering, contratación de personal, adquisición de ropa, etcétera. El resultado: más de 200 personas atendidas durante la crisis con cero casos positivos en COVID19, ya que a todos ellos se realizaron los test.

En esta línea, Laynez ha destacado el esfuerzo que se está haciendo desde el Consistorio almeriense para ayudar a aquellos que más lo necesitan, recordando que desde que se decretara el estado de alarma se han destinado más de 600.000 euros a ayudas sociales, así como se ha conveniado con muchas asociaciones para llevar esos elementos de primera necesidad a las familias más vulnerables, siendo ejemplo para otras muchas ciudades de España.

Con la entrega de llaves del Albergue Juvenil, se pone punto final a unos meses “muy complicados”, que -espera- “no se vuelvan a repetir” y que con el Centro Municipal de Acogida sea “suficiente” y siempre haya plazas libres: “Eso, sin duda, será una buena señal”.

Por último, la concejala de Familia, Igualdad y Participación Ciudadana ha reiterado su agradecimiento a todos los profesionales que han trabajado en estos centros y ha aprovechado para reclamar al Gobierno de España que, tal y como viene haciendo el primer edil desde que comenzara la crisis, “nos permitan usar el 100% de los recursos municipales para paliar las consecuencias del COVID-19”.