Venta ambulante

Disminuyen un 13,6% los decomisos de productos perecederos y aumentan un 22,8% los de ropa, calzados y complementos con respecto a 2018

El incremento de la vigilancia por parte de la Policía Local ante la llegada del buen tiempo ha provocado que descienda la venta ilegal de productos frescos en la calle y, por contra, aumente la incautación de no perecederos

La venta ambulante sin autorización puede conllevar aparejado un grave riesgo para la salud pública por la falta de controles sanitarios en aquellos productos relacionados con la alimentación, además de la competencia desleal que supone para los establecimientos y puestos legalmente autorizados. Es por ello que desde el Ayuntamiento de Almería, a través de la Policía Local, se han intensificado los controles contra esta práctica, más en los meses de verano donde el peligro de sufrir una intoxicación alimentaria por consumir productos perecederos sin los controles necesarios se incrementa sobremanera.

La presencia de la Policía Local en aquellas zonas donde más concentración de venta ambulante ilegal de productos perecederos se suele producir ha provocado que en lo que llevamos de año se hayan incautado 430 kilogramos de esta mercancía (frutas, carnes y pescados, fundamentalmente), casi un 14 por ciento menos que el año anterior. Ello se debe, en palabras del superintendente jefe de la Policía Local, Jorge Quesada, “al aumento de la vigilancia como medida disuasoria, lo que ha provocado que quienes venden de manera ilegal se lo piensen dos veces y desistan en su intento”, ya que se enfrentan a sanciones que van desde los 300 euros y pueden alcanzar los 18.000 euros en el caso de las infracciones muy graves. En estos meses del año 52 personas han sido denunciadas por venta ilegal ambulante.

En cuanto a los productos no perecederos (ropa, calzados y complementos), de enero a junio de 2019 se han requisado 389 artículos, especialmente deportivas y chanclas, bolsos y gafas, lo que supone un 22,8 por ciento más que en 2018. El buen tiempo hace que se incremente la presencia de ‘manteros’ en lugares de especial afluencia de personas, lo que ha provocado también más intervenciones de los agentes que en estas fechas se tienen que multiplicar en espacios como el Paseo Marítimo.

Recordar que el pasado mes de mayo el alcalde, Ramón Fernández-Pacheco, anunció la propuesta de modificación de la Ordenanza de Comercio Ambulante, que incluirá la prohibición de actividades y prestación de servicios en el espacio público que, debiendo contar con autorización municipal, carecieran de ella. Del mismo modo se prohibirá el ofrecimiento de servicios y productos, de manera persistente o intimidatoria, siempre que no hayan sido demandados por el usuario. Esta modificación de la Ordenanza supone un paso más en la actuación municipal encaminada a mejorar la actividad comercial legal y proteger al consumidor.