Almería conciertos Alamar anfiteatro

Alamar llena el Anfiteatro con los sonidos celtas de ‘La Ambulancia Irlandesa’

El folk rock de la banda hace disfrutar al público, dentro de un festival que continuará desde hoy en el Patio de los Naranjos

Almería es una ciudad que se ha enriquecido con la presencia de diferentes civilizaciones. Ese poso se aprecia en el patrimonio, en la gastronomía y costumbres. El Festival Alamar reúne también la fusión de diferentes culturas, y en esta edición estamos disfrutando con los sonidos celtas, el folclore latino y el flamenco persa.

El programa comenzó en la noche de ayer, jueves, en el Anfiteatro de la Rambla con ‘La Ambulancia Irlandesa’, un grupo de folk-fusión español. Fue fundado en Granada en 1997 comenzando a interpretar música de estilo celta tradicional. Desde entonces ha evolucionado a un estilo más ecléctico, que reúne influencias que abarcan rock, blues, jazz, flamenco, country y funky, así como músicas tradicionales de todo el mundo, como Europa del este o el mundo árabe. Todo este compendio de sonidos hicieron las delicias del público que disfrutó con el fondo celta mezclado con otros estilos, generando una música muy aplaudida.

Alamar continúa hoy, a las 21 horas, en el Patio de Los Naranjos, con Ana Carla Maza. Hija del famoso pianista chileno Carlos Maza y de la guitarrista cubana Mirza Sierra, la violonchelista y cantante Ana Carla Maza revisa delicadamente las tradiciones musicales de su infancia, desde la bossa nova brasileña hasta la habanera cubana pasando por el prisma de un vocabulario musical ampliado.

Mañana, sábado, día 26, también en el Patio de los Naranjos, será el turno de ‘Baramú’, un trío que surge del encuentro de tres músicos de distinta procedencia geográfica; Irán, Extremadura y Andalucía, y de la intención de crear una música fruto de la fusión del Flamenco y la música Persa, con pinceladas hindú. Las invitaciones se adquieren en www.almeriaculturaentradas.es

Alamar está organizado por el Área de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Almería, y como expresa el concejal Diego Cruz, “representa la simbólica entrada al verano y simboliza el espíritu y carácter abierto de una ciudad mediterránea y abierta al mar como la nuestra. Es difundir la sonoridad de otras culturas, otros ambientes musicales y para nosotros es un placer volver a poder celebrarlo este año, aunque todavía con limitaciones, después de la necesaria suspensión de 2020”.